Consideraciones desconsideradas

Sí te consideré. Una y mil veces lo hice, y lo hice de veras. Muy aparte de los olvidos, de los esfuerzos, de las envolturas, la forma y el fondo, los versos y las bolas de nieve. Sí te consideré.

Te consideré por meses, o talvez solo por unos segundos. Te consideré cuando te veía tan igual a mí, y sin embargo tan sensualmente diferente. Quería descubrir porqué no me voltée para otro lado, porque no puse ese muro que tanto me gusta poner, que tanto me cuesta quitar.

Te consideré porque algo hizo click, sin embargo no pasó nada. La forma es tan importante como el fondo, y no me pude enamorar de una sola persona. Quizá fue el momento el que te traicionó, o la espontaneidad la que me hizo una mala jugada, pero en principio sí te consideré.

Sí te consideré pues yo me consideraba más fuerte, más libre. Talvez no te consideré de veras, pero de veras que si te quise considerar. Quise ponerte en un marco, en una canción, pero no rimaba. Las palabras nunca han sido lo mío, tu bien lo sabes.

Ahora pienso y pienso en esa pregunta, esa pregunta que me sigo haciendo y sigo respondiendo sin pensarla bien: me dejaste muda, me dejaste helada, me devolviste con el cuchillo lo que te hice irresponsablemente. Te lastimé, lo sé, y no debí, pero si te consideré, un día, una semana, un mes.

Y entre lo que escuchaste y lo que te dije, lo que no entendimos nunca, lo que creíamos haber entendido y lo que cada quien quiso ver, sólo quería aclarar: sí te consideré.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s