Diagnóstico y prescripción. Alivio?

No he dormido muy bien que digamos, tengo granitos como si tuviera yo 13 años y como puras porquerías. He bajado de peso, le he ladrado a todo mundo y no tengo ganas de hacer bien las cosas. Me da asco la comida y la gente. No son buenos síntomas, en eso todos estamos de acuerdo.

Revisando mi historial, ya se han visto antes. Hace casi un año, me pasaron cosas similares, a la enésima potencia. El factor en común: siempre tú. Eso, en conjunto con mis antecedentes de aprehensividad e incapacidad de superar las cosas sin importar cuantas señales dicten que debo hacerlo, llevan al mismo lugar, el mismo diagnóstico: siempre tú.

Lo bueno es que – ta-da! – he encontrado la medicina perfecta. Una plática pasivo-agresiva, liberadora e hiriente, una catársis casi absoluta. Solo harían falta decibeles que la computadora no permite, y el llanto que no me puedo permitir frente a tus ojos. Permanecimos ahí, como llevados por una corriente que no entiendo pero agradezco que estuviera ahí.

Sigues rondando por aquí, muy en contra de mi orgullo y paciencia, pero ya es distinto. Dije todo – o casi todo – lo que pude haber dicho, y tu – aunque tengo el presentimiento de que hay algo que no dices – también. Ya no hay más. A veces sigo queriendo que lo hubiera, pero no hay más.

Sigues por ahí pero es de una forma extrañamente positiva. Sé bien que no debería, pero te quiero mucho. Sigue demasiado cerca de mí ese instante, esos 5 minutos en los que me dijiste que la amistad era lo más importante. En momentos olvido los 6 meses siguientes que probaron lo contrario. A veces quiero olvidar que no eres todo lo que yo imaginaba y necesitaba.

A veces pasa eso, y a veces me siento aliviada, desahogada, libre. Espero después de toda esta tormenta venga la calma, y con ella la tan esperada cura. Me rompiste y ahora solo quiero volverme a armar. Después de todo este tiempo, why are you surprised to see I’m breakable?

Hace ya un año me prometí no volver a gritar por esa herida. Ah pero qué buena soy para eso… [Sino, pregunten aquí: No Hay Que Suponer Nada.]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s