home is where the heart is

Hoy abriste tus ojos y me viste. Tocaste mi mano y con tus deditos la apretaste. Ya soy tuya, ¿lo sabías? Acabas de confirmarlo, dormido en mis brazos con la calma que solo tú me has traído. Tan solo quería verte, abrazarte, cuidarte.

Hoy olvidé todo. El estrés, las despedidas, todo se fue por la borda cuando abriste esos ojitos tuyos. Espero siempre que pienses en mí pongas esos ojitos tuyos como hoy, viendome fijamente, preguntándomelo todo con tu inocencia, con tu vida por delante.

Dicen que la primera persona que tomas de la mano te acompañará siempre. Hoy sí creo en eso, pues yo nunca soltaría tu mano. En dos días que llevas en este mundo, ya te quiero más que a cualquier otra persona. Lo eres todo, hoy y cada día que siga.

Y aunque te vaya a ver poco, en ese tiempo me aseguraré de que sepas cuánto te quiero. Ojalá tu me quieras mucho también. Ojalá ni por un momento olvides que tienes una tía que daría lo que sea por que sonrías, porque abras tus ojitos y bosteces a tus anchas y aprietes tus manitas y te sepas en casa. Y es que, ¿sabes una cosa? Conmigo siempre estarás en casa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s