Las cosas como no deberían de ser

Hoy no siento lo que debería sentir. No lo siento, no lo pienso. No le hago caso y no interesa. ¿Por qué? Quiero sentir más de cerca, porque hoy solo una persona ocupa mis pensamientos. Es tormenta y terremoto, pero no son lágrimas agridulces de nostalgia. Hoy no siento lo que debería sentir.

¿Dónde están las despedidas? No duelen. Dueles más tú, tú y tu no-presencia. Duele más lo que no puedo decir, lo que no puedo sentir. Duele más que nunca hayamos estado en la misma página. Cause one of us is alone, and it’s not you. Thank god it’s not you.

Hoy no siento lo que debería sentir. Me siento libre, alegre, emocionada. Pasatiempos van, pasatiempos vienen, todo liviano y sin mucha importancia, sin mucho qué decir. Nadie muere de dejarse de ver todos los días, y sé que a mi me viene bien el descanso. Políticamente incorrecto, talvez, pero es la verdad. Aun estoy lejos de extrañar las caras, las clases, el neteo y el malviaje.

Van a llegar los recuerdos como huracán, pero no hoy, no mañana. Llegarán, pero todo a su tiempo. Solo tú y tu adiós llegaron temprano a esta reunión de momentos que no quiero olvidar, no quiero que me olviden. Qué diablos, no quiero que me olvides tú.

Son las cosas como no deberían de ser. Pero son, y mi sonrisa no se borra, así que lo demás no interesa. Ya habrá tiempo en estos tres meses para cada sentimiento, cada persona, cada foto que ver y extrañar. También habrá tiempo para olvidar, reemplazar, renovar cartas y flores. Habrá tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s