Antojitos mexicanos

Como que se antoja una estrella fugaz. Algo extraordinario, un amor extraño. Como que se antoja sentir sin pensar, tomar al toro por los cuernos, aventarse al agua sin meditarlo tanto, sin arruinarlo con el análisis, con los pros y contras. Se antoja apostarle sin temer perder.

Quiero tenerte un día, que me tengas un ratito, que me des la manita sin decirme nada. No necesito promesas, ni te prometo nada. Sólo te puedo prometer que hoy serás mi estrella y yo seré la tuya. Dime, ¿quién necesita más?

Se antoja bailar algo tropical, de esas cancioncillas que levantan el ánimo sin aprehender el corazón. Se antoja una melodía que dure solo un momentico, porque un poema te atrapa más suavecito cuando es corto pero sabroso, cuando lo dice todo en un verso de pocas letras pero mucha energía, mucho corazón.

Hoy quiero recordar ritmos, sin necesariamente recordar tus ojos, la forma de tu nariz ni de tus labios. Hoy solo quiero recordar cosas extraordinarias que duran segundos.

Como que se antoja una estrella fugaz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s