Cayendo en cuenta

Hoy caí en cuenta de que ya estoy aqui. Diran, “ya te habias tardado..” pero es que es una realizacion – perdonaran mi francés – muy cabrona. No es nada más treparte al avión de un lado, bajarte del otro, comprar toallas y unas colchas y tah-dah! una nueva vida. Te bajas del avion y dices, ¡bolas! Pero ahí, asi then and there , no te estas dando cuenta de nada, todavía.
Estas en la onda del super, de la ropa, de los vasos, las cortinas y el shampoo. Que las almohadas, que los ganchos. Luego los libros, las clases, la tarjeta del metro, la Blackberry. Las fiestas, los vecinos, la turisteada. Y ahí sigues, en la tarada, pensando que ya estas en todo, bien sincronizada al punto que la gente te pide direcciones.
Asi estaba yo ya, con todas las tarjetas y los gadgets y los bíberes, bien instalada en esta onda universitaria. Y asi andaba, y hoy, saliendo de clase, iba yo por la calle buscando un cafecito coqueto donde leer acerca de pandillas y crimen juvenil en Canadá. Ájale, indeed.
Y que de sopetón me cae la noticia. Esta es mi vida ahora. This is it, diria Michael Jackson. Este es el real deal, vaya. No es un sueño de la preadolescencia, ni una meta preparatoriana. Esta soy yo: una chica universitaria que sale a deambular por las calles buscando un lugar en la bella ciudad de Montreal. Esto sera mi vida por al menos tres años. Qué (pinche) fuerte.
Sonreí asi bien bonito, con vientecillo corriendo por mis venas. Y seguí caminando. Segura de que no sé a dónde voy, pero sonriendo bien bonito.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s