jugando al Don Juanito

Ni siquiera me habías visto y ya estabas poniendo en práctica tus técnicas de revista adolescente. Estoy segura que sólo viste que era yo niña y ya tenías una misión para tu ego. Te sentaste junto a mí para asegurarte la atención inmediata e inevitable. No te viste muy sutil, y tampoco muy listo.

Tengo que admitir que me hiciste sonreír. Tu actitud de “eres la suertudota que he decidido conquistar” me causó gracia. En serio, no lo digo con sarcasmo. Hasta eso tienes encanto para las obviedades y el coqueteo trilladón.

Me caíste bien, y eso ya es mucho decir. Ni sé porqué la verdad. Normalmente hubiera contestado irónica o groseramente, pero me limité a sonreír a las palabras que practicas con el espejo. Hasta te seguí un poco el juego, pues me hiciste sonreír.

No cabe duda que estoy en una ciudad de experimentos sociales y coqueteos fugaces. Ah y cómo me divierto yo con ello.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s