De-canonización

Hoy te caíste. De la manera más torpe, te tropezaste y caíste del cielo. Y perdón que me ría, pero es que a mi esas ocurrencias siempre se me han hecho de lo más gracioso, y la ironía es algo que no muere tan fácil.

Hoy dejaste de ser un ángel, y eres más mortal que cualquier otro. Tan mortal que en cualquier momento se me muere tu memoria. Que triste asunto, pues brillabas bien bonito desde bien alto en mi ventana, pero que chistoso, lo incidental de tu caída. Planeada no hubiera podido salirme mejor la jugada, pues tú bajaste solito de tu nube de a sentones.

Y en serio me disculpo por el humor que encuentro en tu accidente, pero es que hace tiempo sé que ningun perro se come las tareas, pero a tí no te llegó el memo. Y en serio que te quiero muchísimo, mucho más de lo que podrías asimilar siquiera, pero yo no estoy buscando quien me cuente historias antes de dormir.

No puedo estar realmente enojada contigo, y me va a costar mi tiempo internalizar lo mucho que no eres perfecto, pero no te preocupes, en un ratico te alcanzo. Así talvez, si te vuelvo a ver, hablaremos de fútbol mientras nos tomamos unas chelas, yo te cuente de las cigüeñas y los aliens mientras tú me hablas del amor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s