2/30: DOS adicciones.

Posiblemente tengo más de dos adicciones, pero por el día en el que voy diré dos.

La primera: a dar explicaciones. Y es terrible en verdad, siempre que alguien me dice algo acerca de mí, quiero explicarme. No sólo cuando dicen algo malo de mí, sino aun cuando dicen algo bueno también. Tengo que decir por qué, aunque nadie lo requiera ni lo encuentre necesario.

Me he vuelto adicta y me doy cuenta cuando sé que no me debo de explicar pues sólo haría peor la situación. Siento en esas ocasiones como un fueguito desde mi estómago va subiendo hasta mi cabeza, empiezo casi a sudar lo juro, por la necesidad de explicar, de quebrar la contención y soltar mis motivos. Igual con mi persona, quiero explicarme mis acciones a mí misma, cuando es perfectamente válido que un impulso no tenga una cadena coherente de razones que lo precedieran.

Quizá es porque yo también busco explicaciones a todo, la racionalidad en todo, que veo la necesidad de explicarme. Como si todos estuvieran tan dañados como yo, preguntando porqué por todos lados.

 

La segunda, y un tanto más trivial: mi celular. Más específicamente, mi Blackberry. Ahí, lo he confesado. No puedo estar si ella, y cuando estoy sin ella, siento que algo falta en mi bolsa, algo NO estoy checando cada 10 minutos. Es en serio una enfermedad.

Es terrible pues te aisla, te absorbe, te limita. Te consigue una que otra mirada fumigante de profesores enfuruñados, otra que otra extrañada de que te rías sólo con tu celular, otras más de exasperación de que no te diste cuenta que es tu turno en la fila del supermercado porque estabas “likeando” algo en facebook.

Si si, es horrible, HORRIIIIBLE, pero ahí le sigo. Y tiene sus ventajas, tampoco hay que cargarle la mano a mi pobre extensión de mi persona. 1) A muchos kilómetros puedo estar conectada todo el tiempo a la gente que quiero. 2) Nunca, nunca estoy sola (lo cual a ratos no es tan bueno, pero en fín). 3) Es excelente para emergencias, pues tienes múltiples medios por los cuales solicitar algún tipo de ayuda (internet, msn, bbm, textos, teléfono). Y 4) Enfrentémoslo, es bien entretenido.

Antes me burlaba de mi amigo que se sentía tan ejecutivo él con su blackberry, era su “hace-tostadas”. Quién me viera, 4 años después, con mi mano izquierda aferrada al aparatillo este que tan buen amiguito mío es ahora.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s