5/30: CINCO aromas.

Ja. Ayer no me metí a mi computadora así que… Nadie vio nada. El número CINCO va para aromas que me emocionan. Así de raro estará esto.

El primero, el olor a café. ¿Muy obvio? Probablemente, pero es que en serio huelo café y solamente puedo pensar en cosas felices como (pero no limitado a): despertar de un traguito, cotorrear amigablemente, darse un respiro, leer un buen libro sin que la cotidianeidad y la histeria me acosen, confesar travesuras de la noche anterior. Todas cosas muy amenas.

Segundo, el olor a nieve. ¿Raro? Si. Pero si existe el olor a nieve. Y me encanta. Me encanta que huele fresquecito y huele a blanco, por mas imposible que suene esto. Hasta hace poco desconocía la delicia que es vivir un verdadero invierno, y aunque la gente me vea raro, amo el invierno y el frío y los copitos suaves de nieve en mis manos y en mi pelo y en mis botas super fashion. Es rete feliz tener escarchita por toda tu ropa, y el olor es el olor de todos esos sentimientos.

Tercer olor fabulosísimo es a canela. También relacionado (para mi) al invierno y al café (santa cachucha! todo está conectado! AHH!), el aroma a canela es olor a acurrucarse en un sofá con una colcha viendo tele a mitad de enero. Es olor a casa, a cosas dulces, a la calma que todos necesitamos aunque sea de vez en cuando. Y el prospecto de tener esa calma me emociona mucho a mí.

Mi cuarto aroma padre padre es el olor a tacos. Ya sé, buen momento para decirlo, a muchos muchos kilómetros del primer taco decente en mi camino al DFectuoso. Pero en serio pocas personas disfrutan tanto ese olor como alguien que ha estado un rato considerable (bueno, dos tres, 4 meses) fuera de casa. Esa primera noche, a pocas horas de haber aterrizado, el trompo de la taquería expelía algo muy parecido a mi idea del paraíso. NO EXAGERO.

Y… chan chan chan… el olor a loción de hombre (no todas las lociones, obviamente). Decir que me emociona hace parecer que apenas detecto loción de hombre me pongo loca. No. Pero es algo que me encanta. ¿Muy típico de niña boba? Quizá. Pero todas somos unas niñas bobas, la verdad.

Como nota al pie, diré también que las memorias más intensas me vienen con olores seudo (o Pseudo, para que mis amiguitos no se enojen) abstractos, por lo cual elegí esto para mi numero 5. Huelo algo y me acuerdo de una época. Talvez exista una teoría para esto. Y si existe, la encontraré y la pondré en mi blog. Talvez.

Los quiero. Quien sea que lea estos posts.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s