Escondite

En mi taller de servicio comunitario mi cabeza es un remolino, todo el tiempo. Me descubro, me analizo, me redescubro, sigo todos los laberintos a los que me lleva mi pensamiento. Me encanta. Pero el viernes pasado llegué a un punto a partir del cual dudo poder regresarme: el punto del bendito POR QUÉ el cual me estoy viendo obligada a enfrentar.

Y no es un problema en realidad, solo que es una pregunta cuya respuesta sospecho que encontraré junto con cosas que he enterrado a propósito. Sin saber exactamente, la pregunta por sí misma me viene con un nudo en la garganta.

Mi maestra me preguntó: ¿qué hay de los grupos marginales, de la falta de voz, de ser escuchado, de apoyo y estabilidad te invita a involucrarte? ¿Qué de estar fuera de la norma, de lo común, de lo aceptado te “habla”? La respuesta más simple (y más horrible, pienso yo) sería “TODO”. Pero en los rincones de ese todo, hábilmente vestido de altruismo, es que me he escondido por años.

Pues me ha llegado la hora: 1 2 3 por mí, detrás de mis miedos y mi infancia. Como dicen los tuiteros, #porsuatenciongracias.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s