Adiós. Hasta nuevo aviso.

Uno nunca sabe.

Esa estación de metro te vio ahí parado, inmóvil, tranquilo, mientras yo temblaba de miedo ante la idea de no verte más. No me despedí con palabras, pero lo hice al andar. Lo hice al no tropezar, lo hice cerrando la puerta tras de mí y diciendo “Someday…”.

Hasta nunca, hasta luego, hasta pronto en alguna otra estación. Uno nunca sabe.

Y yo nunca supe.

A la semana casi exacta, vi la parte trasera de tu cabeza por casi una hora, sin que advirtieras la ya familiar coincidencia que a muchos metros de aquella estación nos volviera a reunir. Y yo nunca supe. Y volteaste. Al tono de una voz amiga me descongelé, te miré con ojos de lo que no creo en absoluto. Me fui sin ti, pero es que te traía bien dentro.

Y nunca sé, ni quiero saber. Esta ciudad me seguirá jugando bromas no importa cuántas veces intente yo decir adiós.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s