30/30: TREINTA checkpoints.

Ah, pero cómo me tardé para este; hasta la hice de emoción. Entre mudanza y exámenes ni cabeza he tenido, pero bueno, en algun momento tenía que terminar este bendito reto, ¿no? Con 30 momentos importantes, significativos, memorables, qué se yo, de mi existir – buenos y malos. Así de egocéntrica ando. Y así de indiscreta, ventilando todo por blog.

1. Lo primero de algo siempre es memorable, y pues ese momento en kinder, ligeramente vago ahora, en el que me hice amiga de Mora, mi primera amiga que aun conservo, es algo digno de mencionar.

2. Un “primer” algo, no tan alegre, fue la primer persona cercana que murió, uno de mis mejores amigos, en 6o de primaria.

3. Va a sonar estúpido, pero salir del Alexander Bain, mi primaria, fue un triunfo muy feliz para mí.

4. En primero de secundaria, cuando recayó mi mamá. Estando yo tan peque la primera vuelta, la segunda me pegó más feo.

5. Sin comparaciones pero aun así significativo, cuando mi tío me dio, en bolsa de plástico, un libro viejito viejito y todo trasteado. ¿El título? Cat´s Cradle. Universos que se me abrirían con ese pequeño librito.

6. Mi primer novio. Podría en cierto sentido decir, mi único novio. Así como novio novio novio, diría yo.

7. La primera vez que canté con mi difunta banda. Los nervios, la felicidad, el estrés, las ganas. UFF, extraño cantar.

8. Cuando mi mejor amiga se fue a vivir a Barcelona: la primera que se nos fue.

9. En una nota aun más amarga, cuando internaron por drogas a una buena amiga.

10. El viaje que hice en secundaria a San Francisco, Nueva York y Seattle. San Francisco porque fue mi primera experiencia cuasi-sola, y la amé. NY… por ninguna razón. Y Seattle porque pues es Seattle.

11. Esta tiene fecha exacta. El día planeado para que una gran amiga dejara ya de sufrir. Afortunadamente (no tienes idea que tan afortunadamente) sigue con nosotros, pero ese día no se me olvida.

12. También el día preciso en que me fui de la casa buscando un respiro, y mi hermano fue con mi papá y no descansaron hasta que me regresé. No sé bien explicarme pero me cambió.

13. Noto que van muchos momentos feos seguidos. Sigo. El día en que me hicieron saber que mi poesía – ¿cómo decirlo? – no servía. Creo que es de los momentos que más tengo grabados, tanto que nunca nunca lo cuento.

14. Por último en la racha de malos recuerdos, está uno agridulce: sobreviví tercero de secundaria. Quien me conozca sabe que tan literal está esto.

15. Decidir entrar a BI (sí, YO LO ESCOGÍ) es una de las decisiones más extrañamente sabias, e ingenuas, y buenas, y autoflagelantes que he tomado. Bien ahí por mi: un año menos de universidad.

16. El rally del Tec. ¿Bizarro? Pues sí. Pero then and there es que me hice amiguis de Capi Perrebe. Y pues eso es memorable.

17. Un momento musical y hermoso: ir a ver a Conor Oberst al Pasagüero. Me vienen con la mención mil detalles que lo hacen un dignísimo evento para esta lista.

18. Acá va un momento preciso y la verdad horroroso: entrar al cuarto de mi mejor amigo y verlo postrado en una cama, inmensamente desmadrado por unos (perdonarán) cabrones homofóbicos.

19. Para hacer más leve el ambiente bloguero, mi mariconada: la primera vez que me enamoré. (Nota: es la primera vez que uso la palabra “enamorarme” para mí misma. Me da no-se-qué.)

20. Cuando empecé este bello blog el cual leen religiosamente ahora (..ajá). Es mi bebé.

21. Algo bien bobo que significó millones para mí y mi relación con mi mamá: cuando me hizo saber casualmente que estaba cool que no me quisiera casar. Me case o no (irrelevante ahorita), esa declaración me hizo inmensamente feliz.

22. A principios de 2009, cuando empeoró y luego murió mi abuelita.

23. El mes más feliz de mi vida hasta ahora creo: mi viaje a Montreal en verano de 2009. Un listado de todas las formas en que me cambió e hizo feliz ese viaje podrían hacer una buena y larga entrada de blog.

24. Cuando moderé MEXMUN. Ufff la adrenalina y el estrés y el orgullo y la buena onda. Y por supuesto, la presi sexy y seria.

25. En general podría decir que el proceso de admisiones es algo que esta fijo en mi mente, y lo amé. Pero ser admitida en la University of Washington, a la que nunca pensé que me admitirían, me levantó el ego y el entusiasmo muchísimo.

26. Uno de los más importantes hasta ahora y para la posteridad: cuando nació mi sobrino. Suena cliché, pero de verdad me marcó de mil maneras.

27. Bien ñoño y tonto que va a sonar, pero estudiar para historia BI marcó mi existencia académica muy intensamente. Jamás he estudiado tanto, tan intensivo, con tanto estrés, con tanta estrategia detrás de horario, locación y modo de estudio. Qué desmadre.

28. Notarán un cambio: la “Frosh Week” acá en Montreal. Porque fueron las primeras semanas ya estando acá, porque fue una bienvenida muy masiva y ruidosa a la vida universitaria y a esta loca ciudad.

29. Mi ñoñez regresa, no se preocupen. Mi primera clase de Social Deviance el semestre pasado fue lo que yo finamente llamo orgasmo intelectual. Todo lo que esperaba de mi carrera y más, lo encontré resumidito ahí.

30. El 30 es a futuro – en parte porque es muy importante como para no ponerlo y en parte porque me hubiera quedado en 29. Y ya meritititititito pasa: tendré mi primer departamento. Bueno, rentado y pequeño. Pero mío. MÍO.

He finalizado. Y E A H.

Advertisements

2 thoughts on “30/30: TREINTA checkpoints.

  1. biiiatch estar en el numero uno en tu lista me trajo lagrimitas mariconas a los ojos. enough said. gracias por terminar este viaje conmigo… te quiero 😀

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s