De vuelta.

He querido e intentado escribir algo desde que llegué a México. Es algo bien bizarro, una situación de perpetua reflexión intensa: 24 horas al día, 7 días a la semana. La cosa es que, hay tantas tantas cosas que podría decir, que termino mejor ni diciendo nada. También está la cosa de que es muy pronto, apenas terminé una de cuatro semanitas que me aventaré por estos lares.

Pero pues bueno, ya, algo diré. Que si no luego vienen mas pensamientos y no los quiero embutir en una sola entrada. Paso a pasito. Y pues sí, es pronto, pero uno puede decir lo que por el momento sucede. Sin generalizar.

Ya me han preguntado que qué se siente volver. Se siente bien pinche raro, así la neta. Empezando por las obviedades de la (no) libertad, de la (in)seguridad. También detallitos bobos de que allá no me manejo en carro y que acá me hacen cositas ricas de comer. Pero es mucho más que eso. Es la mentalidad a la que ya no estoy acostumbrada. Es también el calor humano, el cariño que allá no hay, al menos por el momento.

Se siente raro platicar también. Con unos cuantos es bien fácil, pues estas tecnologías de hoy acortan distancias y no se siente que fueron meses. Son los que se saben los nombres, los lugares, las caras y los chismes últimos. Con ellos son actualizaciones, detalles, debrayes tan supérfluos como profundos.

Con otros hay que resumir: se saben los nombres pero no los chismes, entonces pues hay que recortar la información. Y entra la duda de qué sucedió de importancia, de relevancia, que vaya a tener alguna consecuencia o algo similar. También hay que clasificar: estas anécdotas para tal persona; estas para tal otra; estas a nadie le importan, ni a tu mamá.

Un tercer tipo, no por menos importante sino por la frecuencia, el contacto y la distancia, son un tanto más difíciles. Los que no se saben ni los nombres ni los lugares ni los chismes. Y es que no me acostumbro a tener que resumir un año en 10 frases. “¿Qué ha sido de ti?” Pues, una disculpa por mi francés, pero pues  m u c h a s  p i n c h e s  c o s a s  h a n  s i d o  d e  m í . Clasificas por temas: “La escuela está padre, me gusta mi carrera. La ciudad es increíble. Los chavos están guapos. Los canadienses se la viven en la peda. La comida decente pero pues faltan los tacos. El clima (que inspira gran curiosidad, por eso del signo negativo junto al 25, cosa nunca antes vista) pues frío, pero pues te tapas.” Y es raro, pues hay muchísimo que se pierde en el resúmen, en la formulación de encabezados que no dicen mucho, la verdad.

Está también la cosa sociológica, la cual me hace ruido en la cabeza cada día más. Cómo es diferente todo, cómo ya no lo veo igual, cómo me siento más y menos mexicana al mismo tiempo. Pero eso es otro tema, uno larguísimo que traigo aún atorado, aún sin digerirse bien. Así que no diré más. Chaíto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s