We can do it (parte 1)

Ultimamente he pensado mucho en la sociología, más de lo que ya lo hacía. Es un poco escabroso, y puede que aburrido para muchos, pero bueno, los dormiré pues con otro de mis debrayes. La vestimenta y las mujeres. Y el sexo. Aquí son temas sonadísimos y ahí va Luisa a darse de topes constantemente.

Acá la batalla feminista es una batalla intensa, talvez no tan fructífera como sus líderes quisieran, como un mundo ideal requeriría, pero eso no les quita el empuje y la furia y la prevalencia en el discurso popular, y sobretodo el universitario. Oyendo la palabra “feminista”, muchos hombres  – aunque ya no tantos, por ello sí les debo dar algo de crédito – salen corriendo, cubriendo sus más preciados tesoros (para algunos la cabeza, para otros ustedes sabrán). Las chicas en cambio alzan su puño al aire y se preparan para reclamar lo que haya que reclamar. O lo que piensan que deben reclamar.

Estaré sobresimplificando, claro está, porque de feminismo hay muchos colores y sabores, y con unos estoy más de acuerdo que con otros, unos han ganado más aliados que otros, pero este no es el punto. Hablo de la mayoría que me ha tocado ver, oír o leer. Siento que siguen sin ver the big picture. Y en particular en lo que se refiere a, como ya dije, vestimenta y sexo, siguen sin ver lo casi-igualmente androcéntrico de su posición.

(Continuará..)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s