Igualmente diferente

Siempre me he definido por el contraste más que por la comparación; por las diferencias más que por las similitudes. Soy diferente, estoy conciente de esa diferencia, y me gusta. Puedo nombrar varias cosas en las que soy diferente a los estereotipos: de chica, de latina, de estudiante, etc.
Me cuesta más trabajo decir, señalar, en qué si soy “toda una chica”, “toda una latina”, “toda una estudiante”. Me gusta ser el caso aparte, pero racionalmente puedo asegurar que no lo soy en todo: nadie es TAN especial. Decir que yo sí sería estúpido.
La cosa es que es muy sencillo protegerme detrás de las diferencias, del “misterio”, del deviant case. Y sé que en la adolescencia empezó a propósito: no querer ser como todos, acentuar lo que de por sí tenía de diferente. Siempre me sentí rara, incómoda con la norma, y pues uno aprende a explotarlo, a sentirte orgullosa de ello. Pero también me hace falta sentirme orgullosa de lo que me hace ser “toda una chica”, “toda una latina”. “Toda una estudiante”. Siempre se me ha hecho encontrar la belleza en la diferencia, irónicamente, pero no tanto la belleza en la similitud, en lo que me hace igual a todo lo “normal”. Es ese balance el que me hace falta en estos momentos. Me hace falta sentirme normal, sin chivearme ni sonrojarme al decirlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s