Psicosomático

Recientes eventos me han obligado a mirarme a mi misma. Mirarme de muy cerca, a detalle, sin voltearme ni una vez, sin cambiar de tema.
Veo y analizo y concluyo que el cuerpo es reflejo de espíritu y viceversa. Conecto el mundo de las formas y el de las ideas y me siento más cercana al mundo pero al mismo tiempo más lejos, con esas pequeñas diferencias que son el universo entero, que son una burbuja, una cárcel si es que no entendemos bien a nuestro cuerpo. Yo estoy ahí aún: no entiendo en absoluto.

Y la recuperacion es lo peor: es saber que tiene que doler cada milímetro antes de que ninguno duela más. Que tienes que sentir mil agujas quitándote la vida y manchando tu identidad, esperando que solo sea temporal esta soledad, esta impotencia, este vacío, antes de que todo esté bien. Que tienes que creer que efectivamente todo va a estar bien.
Pero no todo es tan terrible, o eso me obligo a considerar. Me conozco más cada día, por dentro y por fuera. Memorizo mis límites, luego los empujo. Exploro y evalúo y confronto mis ideas, las contrariedades de la figura humana, las contrariedades de la mente también.

Y así como me han construido ideas de lo que significa ser ‘normal’, de lo que significa ser ‘mujer’, yo lo deconstruyo. Como buena socióloga en formación, deconstruyo. Haciendo desmadritos en el camino, y siguiendo adelante.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s