Tan

Te extraño.

 

Sé que pareciera imposible, pero te extraño, años después. Te siento en mis dedos mientras escribo, en mis brazos mientras sostengo pancartas en la nieve. Te siento siempre, pero siempre bien lejos.

 

Quisiera decir que te encantaría verme ahora, más fuerte y más bella por dentro y por fuera que nunca. Quisiera decir que estarías orgulloso de mi, Tan, pero no lo sé. Te fuiste demasiado pronto. Éramos niños.

 

Éramos niños y siempre lo somos, pues cada mes de abril vuelvo a tener 13 años. Vuelvo a verte con admiración, aunque no te veo ya. Eras mi héroe, mi genio, mi rockstar, mi experimento y yo el tuyo. Éramos muy pinche niños para lo que se nos vino encima. Y te extraño.

 

Creo que te hubiera gustado visitarme en Montreal, verme evolucionar en mil direcciones, dándome de topes todo el tiempo. Creo que te hubiera entretenido verme con mis sobrinos, más maternal de lo que jamás me ha gustado admitir. Creo que seguiríamos siendo buenos amigos, o quien sabe, quizá… No quiero pensar ni creer.

 

Pues no sé. Éramos niños, eso si lo sé. Y sé que estás en cada línea que nunca dejaré de escribir. Sé que estás un poco en el café que estoy tomando, un poco en cada canción de esas bandas que tú me enseñaste. Sé que estás un poco en todos lados, y que no me vas a dejar.

 

Supongo que necesitaba decirte que ‘Quiubo alto’. Sigo chaparrita, sigo siendo tu mejor amiga, tu admiradora #1. Y te sigo extrañando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s